martes , 23 octubre 2018
Inicio > Firma invitada del día > «Tecnología y desconexión», por David Vicente Martín

«Tecnología y desconexión», por David Vicente Martín

¿No les parece que últimamente no paramos? La humanidad no deja de progresar con grandes avances tecnológicos e informáticos, pero curiosamente parece que esos avances en lugar de lograr que gocemos de mayor tranquilidad y tiempo libre nos obligan a estar todo el rato pendientes de WhatsApp, del Correo electrónico… y todo ello sin distinguir si estamos en nuestro lugar del trabajo o en casa con nuestra familia. El móvil y sus obligaciones aparentemente están con nosotros a todas horas.

Es por esto que la cuestión ya empieza a ocupar a nuestros políticos, hasta el punto que hace menos de una semana el Congreso de los Diputados decidió incluir en la redacción española de la nueva Ley de Protección de Datos (aún en tramitación a nivel nacional aunque la normativa europea de Protección de Datos ya es aplicable) el reconocimiento del “Derecho a la Desconexión” con el fin de garantizar que los trabajadores y funcionarios no tengan que atender a cuestiones relacionadas con su empleo en momentos de descanso, permisos y vacaciones. Queda pendiente la definitiva aprobación de la ley y su futura implementación en la legislación laboral, no siendo pocas las críticas que afirman que este derecho a la desconexión de los trabajadores más bien debería ser una obligación a las empresas para que desconecten con sus trabajadores fuera del horario laboral de estos, pero en cualquier caso es un primer paso en nuestro país que sigue tendencias ya vistas en otros países de nuestro entorno.

Sea como sea, lo que está claro es que no debemos olvidar que debe ser la tecnología la que esté al servicio de la mejoría de la calidad de vida de los seres humanos, y no los seres humanos los que estemos encadenados a la tecnología. El derecho a la desconexión es el primer paso de un cambio de enfoque necesario si de verdad queremos que palabras como intimidad o tiempo libre vuelvan a tener cabida en nuestras modernas vidas laborales y estudiantiles.

Si el progreso es visto por muchos como causa de desempleo, frustración y estrés en lugar de una herramienta esencial para la mejoría de la calidad de vida de todos, no es extraño que triunfen los postulados de añoranza de tiempos pasados en lugar de planteamientos que miren el futuro con ilusión, y eso es un grave riesgo que no podemos permitirnos cuando el cambio, queramos o no, llama a nuestra puerta.

David Vicente Martín

🔊 Escucha la opinión de David Vicente Martín, en la firma invitada del día a partir del minuto 56 de LA MAÑANA EN PEÑARANDA ▶️

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Herrera en COPE