lunes , 18 diciembre 2017
Inicio > Firma invitada del día > «Los cuidados de la casa común» por Lauren Sevillano
Funeraria La Luz

«Los cuidados de la casa común» por Lauren Sevillano

Uno de los grandes problemas que tiene planteado nuestro mundo es la ecología. Entendemos por ecología la relación que existe entre los seres vivos y su ambiente. A partir de aquí lo que verdaderamente me preocupa es la relación del hombre con el mundo. La casa común, donde vive la familia humana, es ante todo un regalo que tiene como origen una explosión de amor. El orden y la armonía de sus elementos son un verdadero milagro.

El mundo fue pensado y construido para ser un hogar, es decir, un lugar para que el hombre pueda convivir y caminar. Todo ha sido creado para el bien común y para la felicidad de los hombres de todos los tiempos.

El problema aparece dramaticamente cuando el orden se rompe debido a la explotación incontrolada de la naturaleza; cuando el progreso científico y tecnológico no va acompañado de respeto al medioambiente; cuando el desarrollo humano no tiene en cuenta la naturaleza de cada ser y su mutua conexión en un sistema ordenado.

Nuestra casa común, dice el Papa Francisco en su encíclica «Laudato si», amenaza ruina y explica como la contaminación afecta a todos debido al transporte, a los humos y los gases de la industria, a los fertilizantes, insecticidas etc. A esto se suman los millones de toneladas de residuos no biodegradables. La tierra se convierte así en un inmenso basurero. Hay un consenso científico, dice el Papa, que indica que nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático, con graves consecuencias en el orden social. La falta de lluvia y la contaminación de mares, ríos y acuíferos hace que el agua potable y limpia sea un bien escaso e inalcanzable para millones de personas. Si a esto le unimos la pérdida de la biodiversidad y la ruptura de los ecosistemas nos encontramos con un gravísimo problema de consecuencias insospechadas.

Necesitamos por tanto un cambio radical. Por una parte, es necesario tomar conciencia de la urgencia de cuidar la casa común para nosotros y para las generaciones venideras. No somos propietarios, somos simplemente meros administradores. Vivimos de prestado y tenemos la obligación moral de pensar en los que vendrán. Y de otra parte, debemos apostar por otro estilo de vida más respetuoso con el medio ambiente, romper con el consumo descontrolado y excesivo. Vivir más austeramente pensado en el bien común, reducir el consumo de agua, asumir el hábito de reciclar y tratar con respeto a todos los seres vivos. Todo esto es parte de una generosa actitud que muestra lo mejor del ser humano.

Buenos días a todos.

Lauren Sevillano

🔊 Escucha la opinión de Lauren Sevillano, en la firma invitada del día a partir del minuto 55 de LA MAÑANA EN PEÑARANDA ▶️



Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Herrera en COPE