sábado , 16 diciembre 2017
Inicio > Firma invitada del día > «La pureza castellana» por Francisco Gutiérrez Barcala
Funeraria La Luz

«La pureza castellana» por Francisco Gutiérrez Barcala

Sentado en mi terraza a punto de esconderse el sol tras la silueta de los edificios peñarandinos , intento respirar hondo y profundo, porque es una gloria exhalar la pureza del ambiente castellano de la Tierra de Peñaranda tras un día más castigado con altas temperaturas como parece que va a ser este final de junio; con una botella de agua más que fría me dispongo a tomar un poco el pulso a la actividad que nos rodea, en esta jornada más que calurosa, con el mercurio disparándose en unos niveles que nos recuerdan a la semana que va desde el Carmen hasta Santiago ¡¡Qué calor ¡!

Junto a mí, intentando respirar algo del fresco vespertino, a la sombra de un frondoso árbol, mi fiel compañera y esposa, Matilde, que se entretiene en urgar entre un móvil y una Tablet con la intención de conectar con nuestros hijos, en el Centro de salud de Tordesillas, Mariola, o aquel adosado de ladrillo el centro del Reino Unido, cerquita de Cambridge, ambos preparando sus maletas porque en diez fechas esperan regresar a la casa paterna para poder dar un abrazo a sus progenitores.

Y yo busco inspiración entre el alegre ocaso del rojizo sol, el canto de los jilgueros que se disponen a pasar las últimas horas del día en las ramas de este verde y acogedor arbolito en lo que llega un amigo que bien a entregarnos la “virgen” una sana y simpática costumbre de acoger esta pequeña capillita, algunas fechas al cabo del mes y así recorrer las casas y dependencias del pueblo y tener así la oportunidad de tener presente a la Santísima Virgen en tu propio domicilio, hablar con ella, en una oración simple y sentida, sencilla, pero personal y hasta familiar, para rogarla que abogue por esta familia, sus necesidades y las de sus hijos, sobre todo los que están lejos del domicilio paterno.

Tomás, que así se llama nuestro amigo, se sienta y aprovecho y le pregunto por la situación de la cosecha de cereales de Cantaracillo ya que él es agricultor, hijo, hermano y padre de agricultores y me confiesa que mal, las perspectivas son poco alagueñas , el hielo que cayó cuando estaba granando la cebada nos hizo polvo y para rematar la desgracia la fuerte sequía, pertinaz que hemos sufrido esta zona, ha terminado de arruinar una cosecha que estaba bastante bien planteada. ¿Y la esperanza? Hay poca, Paco, esperemos que el trigo pueda darnos algún respiro y que los seguros solucionen algo de los costes generales. Amigos, que la Virgen de la capillita, San isidro labrador, San Roque o incluso San Antonio de Padua, hoy nos echen una mano y si pueden, las dos.

Francisco Gutiérrez Barcala

🔊 Escucha la opinión de Francisco Gutiérrez Barcala, en la firma invitada del día a partir del minuto 53 de LA MAÑANA EN PEÑARANDA

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Herrera en COPE